27 de julio de 2015

trabajo terminado!!

Cuando terminás toooooodas las ilustraciones de un libro que te encargaron, hay una mezcla de sentimientos, sensaciones: sí, dolor de cuello/espalda seguro, ardor en la vista también, pero después está esa sensación de alivio (por fin terminé!), alegría, satisfacción, una cierta nostalgia (empezás a despedirte de esos personajes que fueron naciendo de tus manos, cambiando, creciendo) y aparece otra ansiedad y esperanza: cómo quedarán en el libro ya editado. Y tenés que soltarlos, dejando que lleven parte de tu alma y que sigan viaje. Después, cuando el libro llega a tus manos puede que aparezca la desilusión (yo en lugar del editor, hubiera hecho esto así o asá), o una gran satisfacción porque el resultado es mejor de lo imaginado), pero siempre, siempre hay felicidad, allí están, tus "hijitos" en papel.

No hay comentarios: