14 de abril de 2011

ilustradores autores - illustrators authors

 
 Diseño Hernán Cañellas

 
Liliana Ham


Transcribo texto escrito por colegas ilustradores argentinos con el que me siento totalmente identificada. Es parte de una movida que se generó en procura de reivindicar nuestros derechos y para ser incluidos en un proyecto de ley que se está por presentar.

La imagen también tiene autor

(Las imágenes cuentan)
Algunos obsesivos de las comparaciones, dicen que valen más que mil palabras; a rigor de verdad, ciertas paridades cambiarias no tienen la más mínima importancia para saber que las imágenes cuentan, valen, pesan, dicen y laten allí en donde nos aborden.
¿Se imaginan las historietas sin dibujos? ¿Los libros infantiles ...sin ilustraciones? ¿Los diarios, las revistas? ¿El mundo?
Las imágenes cuentan y no solo para los confesos devotos del arte gráfico, hasta los más fríos financistas y los más apasionados políticos así lo saben, por algo los billetes no son meros rectángulos blancos, ni los escudos tras los que encolumnarse y desafiar el campo de las ideas meros cúmulos de palabras.
Las imágenes cuentan para todos, pero para nosotros, un poco más, es que somos ilustradores, y como artistas visuales recreamos, reinventamos e interpretamos las palabras, nuestro arte es contar lo que las palabras quizá no cuentan.
Las imágenes nos muestran, hablan de lo que nos pasa, de lo que sentimos, de cómo vivimos. Las imágenes nos hablan a todos, rompen barreras, unen, se hacen entender. Las imágenes son el idioma de la Universalidad. Las imágenes, valga la redundancia, nos permiten ver y vernos mejor. Y qué importante es eso. Nuestra tarea empezó hace mucho, en los albores de la humanidad, cuando intentamos entendernos y entender el mundo que nos rodeaba, cuando a fuerza de manchas sobre las paredes de una caverna nos erguimos hombres.
Somos intérpretes, somos traductores, narradores, cronistas, somos nexo, creamos el otro texto, y por lo tanto SOMOS AUTORES, pero en nuestro país eso no está contemplado por la ley.
La ley refiere a producciones artísticas, pero se toma como tales a la pintura, el dibujo, a la música, al cine, a la literatura. Y finalmente, todo queda librado a una cuestión y consideración meramente interpretativa, semántica. No somos decoradores de textos ni únicamente ayudamos a que el texto se lea.
Esto ya no se discute en el resto del mundo, lo que aquí se explica es una propuesta surgida del más estricto sentido común, de la necesidad de equidad y justicia que necesitamos y que la ley actual nos adeuda o niega todavía, la ilustración a nivel internacional es una disciplina artística, valorada no sólo desde lo económico, es a la vez considerada, apoyada y difundida tanto desde organismos privados como públicos.
Existen concursos nacionales de ilustración, de libros álbum, de afiches, etc. Se hacen congresos, ferias y seminarios internacionales de ilustración, y todo esto no es solamente apoyado por las editoriales del mundo en su interés económico y cultural sino también por el Estado.
Se entiende que la ilustración es un elemento fundamental para desarrollar libros y publicaciones de toda índole y en particular los infantiles y juveniles. Es imperioso que esto también suceda en nuestro país y creemos que en los tiempos de integración y reparación que estamos viviendo, están las condiciones dadas para que así suceda. Nosotros no queremos ser autores, YA SOMOS AUTORES y queremos ser reconocidos explícitamente como tales ante una Ley que nos proteja.
Queremos una Ley justa que nos represente, defienda y respete.
Por años la letra escrita ha contado con el apoyo de las imágenes.
Hoy necesitamos contar con el apoyo de la letra escrita.
Desde ya, gracias.
Escrito por Cecilia Varela, Max Aguirre y Mirian Luchetto.

No hay comentarios: